Archipelagos of resistance/autonomy

… l’organisation autonome des sans-pouvoir peut en exercer une multiplicité qui, tout simplement, permettent de vivre mieux, et cela précisément parce que le pouvoir des sans-pouvoir n’est pas un autre pouvoir, « égal et opposé » au pouvoir ennemi, mais un ensemble coopératif de micropouvoirs, c’est-à-dire une puissance, autonome, projetée vers la libération du fantasme du Pouvoir.

                                   Marcello Tarì, Autonomie ! Italie, les années 1970

 

On August the 7th, the Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT) entered two supermarkets, one near Sevilla, another near Cadiz, and appropriated food for the purpose of distributing it to the unemployed and poor (click here).  In one instance, the management of the store negotiated with the occupiers and gave them food.  In both instances, the food taken was less than what is trashed by the supermarkets each day.

The actions were, as expected, thoroughly criticised by national and regional leaders … predictable.  The reaction of the institutionalised “left” (parties and the two major labour unions) was one of understanding, but nevertheless critical, because of the violation of the law … again, predictable (click here).

Arrests were made and on the following Friday, the SAT occupation of the Las Turquillas farm was brought to an end by the Guardia Civil.

The actions against the supermarkets can be described as symbolic, in that they are a demonstration of an inversion of values: the needs of people are placed above the commercial value of the food and if hunger is now a reality in spain, and food abounds, then the appropriation challenges the hierarchies of capitalism.

There is however more than symbolism in the gesture, for what is also challenged is the authority of private property and the power which protects it, the state.  It is an act of protest which reveals, makes evident, a regime of power.

Furthermore those who act become actors … the passivity and dependence of the many is reversed.  Those who suffer the violence of the economy take it upon themselves to redress the injustice, without waiting for legal authority or their representatives.

Lastly, and perhaps most importantly, new relations between people are created, solidarities and forms of life emerge, against domination, that promise other possibilities.  Much of the food taken in Sevilla was in turn distributed to the 36 families of the now over three month long occupation in the city known as Corrala de Vecinas La Utopía.  However ephemeral such actions, processes, relations are, they harbour within them possibilities/realities of autonomies.

Corrala de Vecinas La Utopía: The arrival of the food 

Sanchez Gordillo, of Marinaleda and SAT, in defense of the actions …

In harmony with Gordillo, Carlos Taibo  …

News from Kaos en la Red,  Libcom.org and Roarmag

 

15M Acampada Sol in support of SAT …

 

Comunicado de apoyo al SAT

By sistemasfinancieros on 17 agosto, 2012

 

La acción del sindicato SAT en dos supermercados de Écija y Arcos de la Frontera es un acto legítimo de verdadera lucha contra el hambre, de solidaridad entre iguales más allá de la caridad que se ejerce de arriba abajo y que no ahonda en las raíces del problema.

La injusticia de este sistema es flagrante, ya que los criminales que han causado esta crisis siguen a día de hoy enriqueciéndose mediante la degradación de las condiciones de vida de la mayor parte de la población. La justicia ante tales agresiones contra toda la población se queda muda. Pero cuando se toma comida de donde sobra para poner donde falta, el estado de derecho salta al cuello de aquellos que lo intentan. Ellos califican este acto de barbaridad,  pero nosotros creemos que en una sociedad democrática, repartir no es una barbaridad, sino un acto de solidaridad. Si una sociedad premia a los que roban millones dejando los servicios sociales sin financiación, y mete en la cárcel a aquellos que demuestran solidaridad, esta sociedad necesita un cambio profundo y radical.

La acción del SAT es un acto de pura supervivencia que muestra el camino a seguir para la cuarta parte de la población del Estado español. Lo realmente importante es que los niveles de pobreza y desigualdad social han incrementado de manera alarmante desde el inicio de la crisis. Las personas en riesgo de exclusión social han incrementado a más de un 25% de la población; las personas en riesgo de pobreza han incrementado por encima del 20%; los trabajadores en riesgo de pobreza, por encima del 23%. Además, las políticas neoliberales que el gobierno de Rajoy ha llevado hasta sus últimas consecuencias solo generarán más hambre, pobreza e injusticias que una democracia no debería soportar.

La inmoralidad de las conductas de los poderosos y la ausencia culpable de exigibles políticas de lucha contra las desigualdades sociales y económicas han llevado y nos llevan a quienes tenemos un auténtico sentimiento de comunidad a darnos cuenta de la necesidad de organizarnos, tomar las decisiones políticas, económicas y sociales que nos afectan, y realizar acciones legítimas de solidaridad como la llevada a término por el SAT del pasado siete de agosto y como las que llevamos emprendiendo a través de la paralización de desahucios y la liberación de viviendas propiedad de bancos y cajas que han recibido dinero público para que puedan habitar en ellas las personas que no tienen casa.

No se hace con ello otra cosa que cumplir la garantía de los derechos básicos que los poderes públicos, según el artículo 128.1 de la propia Constitución Española, tienen la obligación inexcusable de cumplir: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Lejos de este cumplimiento de la Constitución, se está esquilmando a los más débiles, y desviando los recursos destinados a proveerles de sus derechos básicos hacia la banca culpable de su situación.

Rechazamos la caridad por perpetuar los males que intenta paliar, y reclamamos en su lugar la justicia social cristalizada en solidaridad. Ésta no debería ser necesaria allí donde los poderes públicos tienen la obligación inexcusable de garantizar los derechos básicos tal como dice el artículo 128.1 anteriormente citado. Y más en un país donde no es que falte dinero, sino que el que hay se le está transfiriendo en cantidades gigantescas a los criminales culpables de la crisis. Nosotros tenemos claro cuál es “el interés general”.

Por todo ello, desde Economía Sol-15M queremos mostrar todo nuestro apoyo y solidaridad con el SAT y con los compañeros detenidos e imputados, ofreciéndonos para lo que necesiten.

Asimismo, y siguiendo la estela de sus acciones, llamamos a la población a la desobediencia civil en todas sus formas como herramienta de autodefensa ante los salvajes ataques que estamos sufriendo por parte de banqueros, organismos financieros, élites económicas, grandes empresarios y políticos cómplices que son los verdaderos culpables de esta situación.

 

This entry was posted in Commentary, News blog and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.